Galicia es el vagón de cola

|

El servicio ferroviario en Galicia era absolutamente deficitario. Y, en cierto modo, lo sigue siendo. Viajar de A Coruña a Ferrol en tren es una especie de castigo digno de alguien masoquista o de quien no tiene más remedio. Eso sí, tan pronto como Adif mejoró alguna de las líneas y Renfe se decidió a poner en funcionamiento trenes más o menos rápidos (esos que ya no querían en Madrid, Barcelona o Sevilla) resulta que el corredor atlántico entre Vigo y A Coruña se convirtió en uno de los más rentables de la compañía. Eso quiere decir que existe el público y que, además, responde cuando la oferta es interesante. Por eso, no se entiende que la compañía siga a estas alturas manteniendo los servicios bajo mínimos con la excusa de la pandemia, cuando en el resto de España, los enlaces han recuperado ya los índices previos al confinamiento. Parece claro que, una vez más, Galicia es el vagón de cola.

Galicia es el vagón de cola