INQUIETUD EN LA FÁBRICA DE ARMAS

|

La semana pasada había sido calificada como clave para determinar el futuro de los trabajadores de la Fábrica de Armas, pero concluyó sin cambios de ningún tipo. Si acaso lo único importante fue que Defensa reconoció que no tomaría ninguna decisión hasta que volviese a tener a su disposición los terrenos. Convendría, por lo tanto, que el ministerio demostrase el mayor interés en acelerar los trámites administrativos que desembocarán en ese “reintegro”, pues la inquietud es cada día mayor entre el personal, que no acaba de recibir esa noticia tan deseada sobre su porvenir. En paralelo a las diligencias que se realicen en Madrid, sería bueno que también se agilizasen las que están pendientes en Galicia y de las que depende en gran medida la continuidad de la factoría.

INQUIETUD EN LA FÁBRICA DE ARMAS