El Ayuntamiento opta por la despedida a la francesa

|

que cierre un museo siempre es una noticia mala. Que además lo haga en Galicia, donde tampoco es que vayamos muy sobrados de referentes culturales, es todavía pero. Y mucho más trágico resulta si se tiene en cuenta que lo que echa el cerrojo es el último recuerdo de lo que en tiempos fue Fenosa, que apostó en su momento por el arte de vanguardia a través de una bienal. Pues bien, si todo esto resulta triste y dramático, lo más patético e incomprensible es que el Ayuntamiento de A Coruña ni tan siquiera se haya tomado la molestia de negociar con la empresa la cesión de los fondos para que, al menos, las obras permanezcan en la ciudad a disposición de los coruñeses, algo que, por cierto, si está haciendo la Xunta. Es más, el jueves, en la inauguración de la que será la última exposición de este museo se esperaba la presencia del Alcalde coruñés, Xulio Ferreiro, y del concejal de Cultura, José Manuel Sande, que tenían que entregar varios galardones a los participantes. Está claro que prefirieron despedirse a la francesa y no acudir para que nadie los pudiera abochornar por su patética actitud.

El Ayuntamiento opta por la despedida a la francesa