Un lío peculiar por culpa de un cotilla

|

La juez tarotista de Lugo María Jesús García Pérez tiene su corazoncito. Cometer disparates en un sala de justicia o en un gabinete cartomántico no es incompatible con sentirse ofendida cuando a una la definen como persona “peculiar”. De hecho, a ella le sentó mal que el presidente de la Audiencia Provincial lucense, José Antonio Varela Agrelo, la calificase así y contraatacó llamándole “cotilla” por haber dado parte al TSXG de que ella publicitaba sus artes adivinatorias poniendo octavillas en los parabrisas de los coches. El Superior abrió expediente y puede caerle una multa de 600 euros. Tendrá que subir el precio que cobra por las consultas.

Un lío peculiar por culpa de un cotilla