Un reparto injusto para premiar a los peores

|

En el fondo todos se lo esperaban, pero la confirmación de que Madrid y Cataluña se van a quedar con el 40% del dinero del fondo “no reembolsable” que reparte Sánchez no deja de resultar indignante. Todo se urdió de modo que se beneficiara a quienes interesaba, haciendo un reparto que termina por discriminar a los de siempre. De nada ha servido que la gestión haya sido magnífica, como en Galicia, al final se ha premiado a quienes no han sabido actuar o reaccionar a tiempo. Es decir, una vez más, Sánchez, como ya hizo cuando premió a quienes no cumplieron con los límites de déficit, ha optado por favorecer a los alumnos menos aplicados. Lo mismo por eso Celaá se empeña en que se pase de curso sin tener en cuenta las asignaturas suspensas.

Un reparto injusto para premiar a los peores