La sorprendente peregrinación del alcalde a Santiago

|


XULIO Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, siente tanta aversión a la Iglesia como a negociar con la oposición. El incienso le gusta para aromatizar una casa o ardiendo en un puesto de la feria medieval, pero no en un templo. Sin embargo, decidió peregrinar a Santiago y del ganchete de Martiño “2.0” Noriega se reunió con el deán de la catedral, Segundo Pérez. Y todo porque ha visto que con los asuntos canónicos hay negocio. No, no es que esté meditando montar una banda especializada en robos sacrílegos; ni siquiera que piense reventar cepillos para apoderarse de las limosnas; simplemente pretende que se entregue la compostela a quienes hagan el Camino Inglés desde A Coruña, ya que la posibilidad de conseguir la acreditación serviría para impulsar el turismo. Por el interés te quiero Andrés; perdón, por el interés te quiero Santiago Matamoros, aunque, por supuesto sin que la ciudad pierda la condición de paraíso de los refugiados.

La sorprendente peregrinación del alcalde a Santiago