La estupidez del ser humano al volante

|

UN total de 50 cámaras vigilan desde ayer las carreteras de España para multar a todos aquellos conductores que no lleven puesto el cinturón de seguridad. Resulta muy difícil entender que la Dirección General de Tráfico tenga que invertir varios cientos de miles de euros en la instalación de unos dispositivos que, al final, lo único que hacen es comprobar que a los conductores les importa algo su propia vida. Porque, lo que nadie pone en duda es que son miles de chóferes y usuarios de automóvil que salvan el pellejo con un gesto tan simple como el de utilizar ese dispositivo. Que a estas alturas todavía haya personas que se ponen al volante sin abrocharse el cinto demuestra claramente lo incongruentes que llegamos a ser los seres humanos.

La estupidez del ser humano al volante