La certera profecía de Boadella

|

EL presidente de Tabarnia, Albert Boadella, –¡qué gran discurso el suyo al tomar el poder!: “Soy un payaso, pero a su lado (el de los independentistas) soy un modesto aprendiz”–, demuestra en cada una de sus intervenciones su talla de estadista. Pero también es de justicia destacar sus dotes adivinatorias. El domingo, mientras se reunían Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias y Quim “El demoledor” Torra, Boadella lanzó un profético mensaje a al prófugo Puigdemont: “Carlitos, sobre todo tranquilidad, no te pongas nervioso, que ya descansarás en Estremera, eh... ¡Que ya te están esperando! Y allí descansaras durante unos cuantos años”. Dicho y hecho, ayer, solo 72 horas después, el Tribunal Supremo confirmó los procesamientod del 1-O, lo que deja al expresidente de la Generalitat al borde la suspensión. Un purista de la bola de cristal y las cartas del tarot dirá que eso no es lo mismo que ingresar en Estremera, y no lo será, pero parecer, se le parece bastante.

La certera profecía de Boadella