¿Quién paga los regalos?

|

los Regalos y el viaje de los nolvios. Estaba yo muy preocupado con el matrimonio bancario ese del que tanto hablan los periódicos cuando en” El Intermedio” –la sexta tv – escenificaron la boda Caixa-Bank y nos recordaron otras ceremonias parecidas donde siempre, pagábamos los del común los regalos y el viaje de los novios. Aunque, ciertamente, el que tiene que viajar es el cliente pues enseguida, para ahorrar gastos – estos recién casados suelen cerrar unos cuantos cubículos – veintiséis mil oficinas en los últimos años -  y ya ni hacen como antes, que te daban mantas, toallas, cacerolas, etc…
Antes ¿recuerdan? tu llevabas un cheque o la cartilla y don Ramón te saludaba cariñosamente y te daba la pasta a tu gusto ¿en billetes de cien o de veinticinco? Ahora te mandan a una máquina y en la “cola” recuerdas, que si quieres una información sobre TU dinero que está en SU CAJA, y que llegó allí desde tu casa,  debes pedir cita.  
Antes también ¿recuerdan? te contaban sus cosas por correo (en realidad eran las nuestras: cuentas, débitos, recibos al cobro, etc.) y ahora te dicen que te busques la vida por internet ¡como si antes, para abrir una cuenta te pidieran tener ordenador, cuando tu esperabas que fueran ellos los que ordenaban tu dinero, pues por eso cobraban!
La cruda realidad me la puso delante mi economista de cabecera –Javier, que trabajó en varios bancos, en la administración pública y apacentando alumnos en la universidad– quien me resumió el asunto en pocas palabras: no creo que recuperemos los miles de millones de su rescate y si podemos apostar que se perderán entre quince y veinte mil empleos. Y nosotros, ingenuos, nos creíamos que todo era por nuestro bien. Ah, claro lo hacen por nuestros ahorros que en los pobres es el único bien que nos queda por si hay una enfermedad o tenemos que hacer algún dispendio si se nos casa un familiar más querido y cercano que  la sucursal bancaria. Ya sé que los bancos son necesarios –también los otros, los que hay en parques y jardines– y hay mucha literatura al respecto. Por ejemplo son muy, pero que muy, necesarios en lo que se llama la España vacía. Pero lo mismo pasa con la Atención Primaria y nadie hace caso… 
Acabo: seguramente hay otra forma de explicar la fusión pero a mi esta es la que me contaron.

¿Quién paga los regalos?