SNAKIZADOS

|

En el Rosalía, poco público, menos de media entrada, pero fervorosamente entregado, compaerció Áncora Producciones con “Snakizados”, la delirante invención de Nonllé, remate de la trilogía “Logomonos”, firmada por Gustavo Pernas Cora, bajo la dirección de Ánxela G. Abalo. Como preliminar una voz en off advierte sobre la cerrar móviles, prohibir grabaciones del espectáculo y agradecer vivamente al Ayuntamiento y responsables del teatro municipal su colaboración con la compañía productora en el estreno coruñés.

El producto, calificado por su autor como “comedia del find el mundo”, comporta las piezas de un gigantesco rompecabezas que intentan armarse para tener sentido: trozos de cosas y seres diferentes, retazos memorísticos de cuanto fuimos, imágenes rotas, diálogos interrumpidos, vivencias alucinadoras, ruidos centrifugados, estrépitos, música, efectos especiales, luces y sombras... Pernas Cora, rompiendo propuestas dramáticas suyas que tanto lo han acreditado, aquí intenta rizar el rizo de lo inverosímil y provocativo para trasladarnos a un lugar alucinógeno, sirviéndose de un personaje que vomita palabras y frases inconexas desde una tribuna escenográfica, sin darnos tiempo a respirar. Con arenga desasosegada, radical, sin moverse del sitio.

Nosotros humildemente desde nuestra ignorancia conceptual, creemos que el teatro –pese a los complicidades que pudiera perseguir cualquier argumento– es una herramienta para representar una historia con sencillez y eficacia. Lo demás son elucubraciones sin sentido. Prueba ello que lo mejor de la obra son sus ráfagas musicales que nos llegan hasta el fondo y nos conmueven. ¡Lástima! Porque los registros tonales del actor merecían mejor amalgama que esta fusión entre lo humano, lo irracional animal y la desnudez de la piedra hasta encontrar un tercer ojo en el mono que intenta llegar al mundo...

SNAKIZADOS