LA LABOR DE LA COCINA ECONÓMICA

|

La tan cacareada mejoría económica no acaba de percibirse con claridad. Gran parte de las familias siguen llegando a fin de mes con unas dificultades tremendas y, por supuesto, prescindiendo de cualquier gasto superfluo. Pero no es esa la única circunstancia que confirma que los efectos de la crisis todavía son bien visibles; el número de comidas que sirve a diario la Cocina Económica es, por ejemplo, otro dato revelador del elevado grado de necesidad que hay en A Coruña. La entidad benéfica ha pasado en poco más de seis meses de atender a algo más de un millar de personas cada día a superar las 1.400. Semejante incremento confirma que la cantidad de coruñeses que lo pasan mal es muy elevada y que son imprescindibles las medidas para reducirla.

LA LABOR DE LA COCINA ECONÓMICA