El emprendimiento no tiene futuro en España

|

ALGUNOS le llaman MacGyver, pero su nombre es Adolfo. Tiene 36 años y vive en Lugo. Le gusta fedellar en todo cuanto tenga que ver con la mecánica. Se define como inventor y de, hecho, de su cabeza y de su habilidad manual ha salido lo que él domina “el patinete frankenstein”. Se trata de ese aparello artesanal, famoso ya en toda España, que es un híbrido de desbrozadora, minimoto y bicicleta con el que circulaba por una carretera comarcal lucense cuando lo cazó la Guardia Civil. Lo normal hubiera sido que el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades ya lo hubiese fichado, pero quien realmente lo ha fichado es Tráfico, que le ha impuesto una multa. ¡Vaya país! La recaudación siempre prima sobre la inteligencia. El emprendimiento está castigado y el I+D+i no vale para nada. Aún va a venir la NASA, le ofrecerá un contrato supermillonario y el Gobierno correrá a indultarlo como si fuese un republicano catalán. Por cierto, ¿por allí qué inventaron?

El emprendimiento no tiene futuro en España