El toque enxebre en la guerra civil de Podemos

|


LAS campanas, cibercampanas, de Podemos llevan repicando un feixe de días. Badajazo va, badajazo viene y siempre con muy mala idea, aunque con una sonrisa en la boca y siempre señalando como culpable al otro. Los protagonistas del concierto estaban hasta concentrados en Madrid, pero de repente ha surgido Carmen Santos, la vicaria de Pablo Iglesias na terra, y desde este lado de Pedrafita ha lanzado también un berenguelazo. Se ve que escarmentó en cabeza ajena y que no quiere que le ocurra como al padre peregrino, Breogán Riobóo, a quien desahuciaron por no alinearse del todo con el jefe supremo, y ella, a quien los errejonistas tanto han apoyado, se ha alineado con los pablistas y ha recriminado al otro bando que secunde “actitudes, dinámicas o estrategias que perjudican mucho a Podemos”. Como para seguir fiándose de ella.

El toque enxebre en la guerra civil de Podemos