Escribá renuncia a ser un odiador

|

Antonio “El turco” Mohamed –¡qué aberración un turco en el banquillo de Balaídos!– casi no tuvo tiempo de abrir la boca en Vigo; en dos días lo pusieron en la calle. Miguel Cardoso, portugués él y, por tanto, de nacionalidad más axeitada, también tuvo que permanecer calado coma un peto después de que en su presentación agradeciese “al Real Club Deportivo” la oportunidad que le daba. El tercer entrenador celeste de esta temporada, Fran Escribá, es más locuaz y confiesa que odiaba a Aspas. Eso sí, antes de llegar al Celta. En el Deportivo la sucesión de técnicos es similar todos los años, pero no hay ni un jugador al que odiar. ¡Qué pena!

Escribá renuncia a ser un odiador