Huellas de la Diada

|

En una fecunda y racional provocación de Arcadi Espada se pone al independentismo catalán ante dos de las incontestables verdades que Torra y compañía han decidido apartar de su discurso. La primera es la falta de un apoyo bastante para dotar de músculo democrático a su aspiración secesionista. La segunda es el fondo excluyente y totalizador de sus planes disgregadores. Ambas reaparecen en las huellas de la última Diada.

Sobre la primera, escribe Arcadi: “Siete millones cuatrocientos cincuenta mil catalanes declinaron asistir a la manifestación convocada por los nacionalistas. La cifra es notablemente superior a la de otras convocatorias”. El poder del lenguaje funciona como martillo pilón contra la quimera separatista. Compárese la generosa cifra de las 600.000 personas asistentes a la manifestación con la de los 7.450.000 catalanes no interesados en denunciar a la España represora y antidemocrática. Y saquemos conclusiones a partir de ahí.

Sobre la segunda, se establece un perturbador paralelismo entre franquismo y separatismo a la vista de sus fiestas “nacionales”. Ambas evocadoras de sendas guerras civiles. El 18 de julio y el 11 de septiembre. Exaltación de la victoria de media España (azul) contra la otra media (roja), y de la derrota de media Cataluña (borbónica) ante la otra media (austracista).

Véase la diferencia. La media España confiscada por Franco celebraba una victoria y la media Cataluña confiscada por el independentismo celebra una derrota. Pero en ambos casos concurre un factor excluyente de una mitad de la población respecto a la otra mitad. Son las verdades de perogrullo que generan pereza en quienes han de defenderlas frente a quienes atentan contra el sentido común instalándose en argumentos extravagantes. Las obviedades desactivan el funcionamiento cerebral ¿Quién puede motivarse frente a quien sostenga a estas alturas que la Tierra es plana? Lo normal es que lo tomemos por loco.

Eso nos pasa a muchos frente al discurso del independentismo, el que habla de “presos políticos” y “exiliados”, simplemente por defender el fundamental derecho a votar cuando votar no es un delito. Y es verdad. Tampoco conducir un auto es delito, pero puede serlo. Depende de cómo y por dónde conduzcas. Si lo haces a 100 por hora, por la izquierda, te cargas a un peatón y te pillan, seguro que vas a la cárcel. Y si además le dices al juez que piensas volver a hacerlo, eres carne de prisión preventiva. ¿O no?

Huellas de la Diada