Feijóo cierra el debate sobre las elecciones sin alterarse

|

Fraga, hombre de impulsos vehementes, hubiese dado un puñetazo en la mesa y habría zanjado el debate. Durante una larga temporada nadie se habría atrevido a preguntarle otra vez si se presentaría a la reelección. Ni siquiera el ya octogenario Beiras –por entonces aún no lo era– en aquella época más dado a interpretar terroríficas composiciones de Wagner que dulces sonatas, habría vuleto a sacar el tema. Feijóo, más comedido en sus reacciones, ni ha golpeado la mesa ni ha alzado la voz; simplemente se ha limitado a decir sobre la posibilidad de que recunque: “Las cosas a su tiempo”. Eso sí, también ha aprovechado para descartar un adelanto de las autonómicas. O sea, queda por delante un año antes de acudir a las urnas para renovar el Parlamento gallego. ¡Y vaya renovación habrá dentro de doce meses! No solo porque haya muchos diputados que se caigan de las listas, sino porque habrá un feixe deles que serán candidatos, pero que se quedarán con las ganas de volver a sentarse en un escaño de O Hórreo. Y es que durante esta legislatura hay muchos, demasiados, que han quedado marcados y bien marcados.

Feijóo cierra el debate sobre las elecciones sin alterarse