La sombra de Rusia es muy alargada

|

Parece que Putin lo ha vuelto a hacer. Tal vez esté cabreado con la milagrosa recuperación que está experimentando el opositor ruso Navalni, que fue envenenado con el agente nervioso Novichok y que ahora ha logrado recuperarse del coma tras haber sido trasladado a un hospital alemán. Y, por ello, se ha dejado de sutilezas. Es la explicación más razonable para el secuestro de la líder opositora bielorrusa María Kolesnilova, en pleno centro de Minsk. No hace falta saber mucho de política internacional para conocer el interés que Rusia tiene por mantener un gobierno “amigo” en ese país y, desde luego, Kolesnikova no era muy del gusto del Kremlim. Veremos cómo se resuelve este culebrón digno de una película de James Bond.

La sombra de Rusia es muy alargada