CONMOCIÓN EN LAS GRANDES SUPERFICIES

|

YLa Coruña cuenta con varias. Quizás, con demasiadas, habida cuenta de su población y su capacidad adquisitiva. La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución ha propuesto a los sindicatos suprimir una paga extra y los complementos por domingos y festivos, durante la negociación del nuevo convenio que tendrá vigencia hasta 2016. También les planteó el establecimiento de mecanismos para realizar una modificación salarial, de forma que los sueldos queden ligados a la evolución del consumo.

Los empresarios quieren congelar la antigüedad desde el 31-12-2012 y su posterior eliminación. Además pasar de 1.770 horas anuales de trabajo a 1.826,27. O sea, una carga mayor de trabajo con el mismo e incluso menor salario. Hay más: si a principio de cada año el índice de ventas es inferior en 5 o más puntos al de 2005, se bajará un 5% en las tablas salariales y si está entre 5 y 2 puntos, la reducción será del 2%. Todos los empleados tendrían que trabajar domingos y festivos, aunque se eliminase el pago de estos días. La supresión de una de las pagas extras estaría vigente hasta que se alcanzasen los niveles de venta de 2008. Los sindicatos dicen que semejante recorte podría dejar a miles de familias en un drama.

También se establecerían calendarios mensuales con la posibilidad de ser susceptibles de cambios durante el mes, lo que se traduce en una ruptura con cualquier criterio de conciliación. La patronal integra, entre otros a grupos como El Corte Inglés, Ikea, Cortefiel, C&A, Carefour, Alcampo y Leroy Merlin. Se pretende que los márgenes de los beneficios perdidos por el descenso del consumo recaigan sobre las condiciones laborales. Dicen los sindicatos que las empresas deben aceptar que en la actual coyuntura no pueden pretender seguir teniendo beneficios equiparables a las épocas de bonanza.

En relación con la bajada de las ventas, según el Instituto Nacional de Estadística, el comercio al por menor disminuyó ene noviembre un 7,8% con respecto al mismo mes de 2011. Con este descenso, el comercio minorista acumula ya 20 meses consecutivos de retrocesos.

CONMOCIÓN EN LAS GRANDES SUPERFICIES