DRAMEDIA ROMÁNTICA

|

Dos hitos triunfales en el Rosalía, ciclo principal, con el espectáculo “Los miércoles no existen”, escrito y dirigido con ritmo trepidante por Peris Romano. La compañía Producciones Off sensibiliza una manera diferente de contar la vida. Tal afirman sus responsables que llenaron el teatro, provocaron al público, actuaron en el patio de butacas y salpicaron momentos estelares con clac arrolladora, bulliciosa y siempre a punto. Añadamos una escenografía sencilla –sofá de dos plazas, mostrador de bar y velador con sillas–, unos cañones de luz persiguiendo a actores y actrices y una misión en vivo para subrayar situaciones, popular e intemporal, a cargo de Ester Rodríguez y Alberto Matesanz. Los protagonistas definen la pieza como dramedia porque sintetiza estos géneros clásicos, aunque más inclinados a la astracanada y a la carcajada rompedora utilizando ese lenguaje procaz tan de moda.
Un retrato urbano y romántico que profundiza en los problemas que han vivido siempre las criaturas humanas. Reacciones en cadena. Motivaciones. Decisiones. Consecuencias. La inmediatez del teatro servida como gasolina de muchos octanos para engatusarnos y ser felices. Ciertamente, pese al encanto vocinglero de pasarlo “requetebién”, la propuesta no deja de ser un club de la comedia ensartado por distintos sketchs –te dejo, trío, abandono, hermanas, amigos, los miércoles no existen-que interrelacionan intimidades de parejas– 6 hombres y 6 mujeres-entre los treinta y cuarenta años.
Actúan, bailan, cantan. Sobredimensionan el palco escénico y cumplen con precisión milimétrica las pautas que les marca el autor-director. Además son constantes las referencias a lugares y anécdotas coruñesas, tan gratificantes para arrancar el aplauso aprobador. Dejemos constancia del magnífico elenco y sus brillantes interpretaciones: Daniel Guzmán, Mónica Regueiro, Javier Rey, Bárbara Grandío, Armando del Río y Marta Solaz.

DRAMEDIA ROMÁNTICA