GRAFITIS

|

Este Detroit sin alma... Que a unos grafiteros les pongan una multa  de diez mil euros por pintar unos muros con unos muñecos que en todo caso contienen más riqueza que muchas de las esquinas de esta ciudad abandonadas de la “mano de Dios”, es asombroso.
¿Qué multa merecen los políticos que han destrozado espacios públicos de todos conocidos? Ellos, que han hecho irreconocibles espacios de la infancia, recuerdos, como si de una venganza se tratase.
Ordes ha potenciado el arte de la calle en el rural que puede ser la envidia de Galicia, con grafiteros de renombre internacional, Nash, Sokrametc; pero para eso hay que tener imaginación y políticas que reconozcan los talentos locales y atraigan, además de otro concepto de ciudad.
Resulta curioso que otros “artistas” critiquen a estos compañeros desde su reino provinciano. Si quieren viajar al extranjero, es decir, a Ordes, dense un paseo por esas maravillas que han puesto a este pueblo en el mapa. No vivimos en una crisis económica; solo vivimos en una crisis del espíritu, lo económico solo es un engaño para dejarnos ciegos, el fogonazo.

GRAFITIS