La vida contemplativa también se mete en el plan de limpieza

|

LA vida contemplativa se ha puesto de moda en A Coruña. No la de Santa Teresa –lagarto, lagarto–, sino una de versión más laica –tan laica que es laica total–, pues lleva el sello de la Marea, nasía pa’ganá. La ofensiva contra las malas hierbas –hierbas espontáneas, la concejala de Bienestar Vegetal, María García, biotopo pata negra, dixit– estará precedida de cuatro meses de observación, simple observación, para después empezar a pensar qué es lo que hay que hacer. El Plan RUA, perdón, A pé de barrio, debe de estar inspirado por la misma cabeza –pensante, no; simplemente cabeza– pero un día que estaba más moderada en sus pulsiones y redujo los cuatro meses a diez días. Algo hemos ganado, a lo mejor así antes de las elecciones autonómicas aún se llega a limpiar un par de distritos. Por cierto, ¿cuál ha sido el barrio elegido para empezar a pasar el mocho? Redoble de tambores... ¡Efectivamente! Monte Alto. De alguna manera había que desagraviar a Xurxo Souto por no haber contratado a Os Diplomáticos para la verbena de San Juan. FOTO: garcía, delso, ferreiro y varela, esponsorizados por a pé de barrio | aec  

La vida contemplativa también se mete en el plan de limpieza