EL FUTURO DE LA RÍA

|

La impresión que se llevaron los eurodiputados que ayer visitaron la ría no fue buena; era lógico, pues no hace falta ser un experto en cuestiones medioambientales para darse cuenta de que su estado no es el mejor. La necesidad de un dragado es evidente y, de hecho, esa fue la primera propuesta que hicieron los miembros de la misión comunitaria. Sin embargo, no acaban ahí las tareas pendientes, que será a las que haya que prestar atención desde ahora; porque es más importante el saneamiento de la ría que perder tiempo en señalar a uno o a otro como culpable de la situación actual.

EL FUTURO DE LA RÍA