Un perdedor que se creyó ganador

|

A José María Quevedo le dio por el kickboxing. Con su apellido le podría haber dado por la literatura, pero prefirió ganarse la vida a golpes. Para su último combate cruzó los Pirineos. Su rival era el francés Hakin Ketaieb, quien le arreó un golpe que le hizo caer fulminado sobre la lona. El árbitro decretó el final de la pelea por KO del español. Ketaieb daba brincos por el cuadrilátero celebrando su triunfo, pero en ese momento Quevedo se puso en pie. Tan desorientado estaba que pensó que había ganado y levantó los brazos exultante para festejar la victoria. Otra vez será. FOTO: josé maría quevedo celebra su supuesto triunfo | youtube

Un perdedor que se creyó ganador