Nueva vida para la ropa usada

|

cuando finalizaba el año 2015 Cáritas Santiago puso en marcha una iniciativa muy pionera que de entrada parecía un tanto arriesgada, pero que con el paso del tiempo resultó altamente positiva pensando en la reinserción de personas que se encontraban en situación precaria o en riesgo de exclusión social. 
La propuesta consistía en reutilizar y reciclar de forma adecuad y selectiva la ropa que se almacenaba en los numerosos roperos de los que disponía la institución social para darle salía productiva y económica, sin olvidar también el aspecto social y de ayuda. De este modo nació la empresa Arroupa que en el momento actual cuenta con 24 trabajadores distribuidos entre la central de reciclado de Santiago y las cuatro tiendas donde se vende, con fines sociales, ropa de segunda mano y restos de stok, en una firme apuesta por seguir generando empleo con un proyecto cuyo objetivo va dirigido a las personas en situación o riesgo de exclusión social.
La nueva tienda de Arroupa que se acaba de inaugurar en Arteixo, que hace el número cuatro de las que existen en la diócesis, pone de relieve que esta iniciativa sin ánimo de lucro revela que dentro del textil de segunda mano hay un campo para poder devolver a la sociedad y la vida laboral a personas que se encontraban en situación de riesgo .Con  espacio ganado en el mercado de segunda mano la empresa  está  clasificada como de interés general dentro del reciclado textil y que persigue la asistencia social, el fomento de la economía social y la promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión social. 
Y para finalizar reflejamos unos breves datos: en el ejercicio de 2019 Arroupa trató 1.200 toneladas de ropa, recogida en 218 contenedores instalados en la diócesis. Prueba palmaria de que hay una nueva vida para la ropa usada y que genera puestos de trabajo.

Nueva vida para la ropa usada