Desprotección habitacional

|

a vivienda accesible y el derecho a la misma aún queda muy lejos de ser una grata realidad para millones de personas, a pesar de las medidas reglamentarias y legislativas que se han adoptado.  Así, por ejemplo, el Programa de viviendas vacías para dedicarlas al alquiler de la Xunta de Galicia, tres años después, no ha dado el resultado esperado y quizás fuese necesario un mayor diálogo con las diferentes corporaciones locales para que consigan la necesaria implicación y el compromiso de muchos vecinos ante las garantías positivas que se les ofrecen.

El delegado de la Xunta de Galicia en A Coruña ha señalado públicamente que “non hai maior desprotección dunha edificación que o abandono ou desuso”, y a pesar de los préstamos autonómicos del fondo de cooperación para la compra de inmuebles a rehabilitar, siguen centenares de viviendas vacías en manos de las entidades financieras, de los fondos buitre o de la Sareb, que han conseguido por embargos, principalmente a promotores, y que crean auténticas urbanizaciones fantasmas en una gran parte del territorio.
 

Los casos de emergencia y vulnerabilidad de familias continúan, cada día, ante la falta de una alternativa habitacional porque las administraciones públicas no disponen de las suficientes viviendas para poner a disposición de las mismas. Por eso siempre son de aplaudir iniciativas locales como la promovida por el Concello de Rianxo al haber tenido la valentía política de rehabilitar las llamadas “vivendas dos mestres” con destino a familias en situación de emergencia habitacional.
 

 

Desprotección habitacional