Montero y la prórroga de su baja

|

Definitivamente Podemos es un partido heteropatriarcal. Cuando regresó Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias el despliegue no pudo ser mayor. ¡Menudo cartel! Una foto suya, de espaldas y brazo en alto sobre un escenario. El encabezamiento era la palabra “vuelve”, en la que la sílaba “el” destacaba con otro color. ¡Qué bochorno! Ahora ha regresado Irene Montero y ni cartel ni nada. La primera dama morada ha reaparecido en “Los desayunos”, el mejor programa de humor de la parrilla de TVE, y en su intervención soltó perlas que de ser buenas hubiesen permitido engarzar un collar de lujo, pero tenían tan poca calidad que la pieza no pasó de la sección de bisutería. De hecho, llegó a proclamar: “A mí me preocupan las cosas serias, como las cloacas del Estado, no la democracia”. Casi era mejor que negociase una extensión de la baja de maternidad y volviese una temporadita a cuidar full time de sus gemelos, Leo y Manuel, de los que ella es la madre e Iglesias el padre.  

Montero y la prórroga de su baja