La emoción de la ministra

|

son muchas las personas que se despiden de sus padres, maridos, esposas, hijos, tíos, hermanos en la puerta de un hospital sin saber si les volverán a ver. Y miles las personas que reciben la llamada de que los restos de sus seres queridos se han enviado a una morgue. Y sí, estas personas se preguntan cómo fueron los últimos minutos de su familiar fallecido, y se duelen por no haber podido estar allí, y les obsesiona saber como se ha tratado los restos mortales, y todo esto causa una angustia de la que tardaremos en recuperarnos.
Siento decirlo pero la verdad es que solo un miembro del Gobierno, la ministra de Defensa Margarita Robles, ha sido capaz de transmitir que la embargaba el mismo sentimiento de dolor que a las familias de los fallecidos por coronavirus. Durante la clausura de la morgue del Palacio de Hielo de Madrid, la ministra dijo unas emocionadas palabras que sin duda han consolado a muchas familias. Sí, fue un alivio escucharle decir que los hombres y mujeres de la UME y del Ejército de Tierra que han estado trasladando cadáveres, lo han hecho con el debido respeto y dignidad que merecen todas las víctimas, que les han despedido con una oración callada, que para estos soldados esos cadáveres eran los de compañeros muertos en batalla y no cuerpos anónimos.
Escuchar a la ministra decir todo esto sin duda ayuda a las familias a paliar el dolor inmenso que anida en ellas. Y sí, tenemos una ministra de Defensa que ha sido el único miembro del Gobierno capaz de transmitir a los ciudadanos que no están solos en su dolor, que la desgracia la siente como suya. Margarita Robles además no deja de repetir y poner en valor la extraordinaria labor que están llevando a cabo las Fuerzas Armadas, que están en primera línea haciendo los trabajos más difíciles y duros, jugándose la vida en la batalla contra el coronavirus.
En primera línea de batalla están los miembros de los servicios sanitarios, pero codo con codo también están los miembros de las Fuerzas Armadas, y al frente, seguramente la mejor de todos los ministros de Defensa que hemos tenido hasta el momento. Creo que es de justicia poner en valor el trabajo que están haciendo los hombres y mujeres del Ejército. Ellos también merecen ese aplauso que todos los días damos al personal sanitario. Se lo debemos. Margarita Robles no deja de dar lecciones de eficacia, humildad, empatía, solidez y no deja de demostrar que para ella estar en un cargo publico es estar al servicio de los ciudadanos, ni más ni menos.

La emoción de la ministra