Un plan con el que habrá descontentos

La ministra de Sanidad, Carolina Darias | efe
|

Después de conocer el nuevo plan de vacunación del Gobierno lo primero que se le viene a muchos a la cabeza es que no querrían estar en la piel de los que tienen que decidir qué colectivos merecen ser inmunizados antes que otros. Ya, se siguen criterios médicos, evidentemente, pero como nada es blanco o negro hay todo un mundo de grises a tener en cuenta que complica las cosas. Las evidencias dicen que los más vulnerables son los de más edad, es lógico entonces que sean los primeros y que a partir de ahí se siga el orden descendente. Pero no son los únicos de alto riesgo. ¿Qué pasa con las personas con enfermedades previas (respiratorias o cardiovasculares)? El Gobierno ha decidido tenerlas en cuenta –tras las peticiones de los expertos– y recibirán su dosis de forma prioritaria. ¿Y os enfermos crónicos jóvenes? ¿Y los profesionales que no pueden teletrabajar y están expuestos? Lo dicho, no hay decisión fácil.

Un plan con el que habrá descontentos