El buen tiempo permite a los coruñeses disfrutar de un martes de Carnaval inédito

Ambiente festivo en la calle de la Torre | javier alborés
|

Las altas temperaturas y los rayos de sol permitieron ayer a los coruñeses disfrutar de un Martes de Carnaval de lo más inusual, sin fiestas ni eventos. A pesar de todo, muchos no dejaron pasar la fecha y salieron a la calle ataviados con sus disfraces más originales.


La calle de la Torre, epicentro del Entroido coruñés, vivió un ambiente de celebración especialmente por la tarde, aunque los “choqueiros” se exhibieron durante toda la jornada por el entorno de la calle San Juan y de la plaza de España. La mascarilla y la distancia social fueron complementos ineludibles de los trajes y todos confiaron en deshacerse de ellos antes de que llegue la próxima edición carnavalesca.


Entre los más pequeños no faltaron los disfraces de superhéroes, Patrulla Canina, las películas “Frozen” y “Star Wars” y también todo tipo de animales. Casi todos variaron atuendos según los días, porque “llevan celebrando el Carnaval desde la semana pasada”, decía ayer una madre en la plaza de Pontevedra.


Lleno en el paseo

Desde primera hora de la mañana el paseo marítimo mostró una gran afluencia con deportistas y viandantes, algo que se incrementó conforme se acercaba el mediodía, cuando ya pudieron verse familias con bicicletas, patinetes y otros vehículos.


Las playas también contaron con multitud de visitantes. Adultos con perros, niños jugando o jóvenes sentados en la arena, además de los habituales surfistas, recrearon una estampa diferente a la de un 16 de febrero al uso.


Ya por la tarde otra de las zonas más concurridas fue la Marina y se formaron colas a las puertas de las heladerías. También allí hubo colorido, máscaras y disfraces, aprovechando un día festivo en el que A Coruña se sacudió las ganas de bailar, festejar y sonreír al aire libre.

El buen tiempo permite a los coruñeses disfrutar de un martes de Carnaval inédito