Lo importante del homenaje a las víctimas

|

En cada acto de Estado, lo anecdótico suele acabar por ser lo que acapara los comentarios y el homenaje a las víctimas del coronavirus no iba a ser menos. Desde la mascarilla de tiburones de Fernando Simón, al vestido de princesa de Aladdin de la presidenta del Senado o el atuendo de Pablo Iglesias, sin corbata y con mascarilla reinvindicativa. Lo importante, sin embargo, estaba lejos de los representantes políticos. Porque lo importante era el mensaje de una enfermera, la supervisora del Servicio de Urgencias del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, que daba voz a sanitarios y todo tipo de trabajadores que estuvieron en primera línea desde el inicio de la pandemia. Durante el repaso a todo lo vivido dejó frases demoledoras como “Nos hemos tenido que tragar las lágrimas cuando alguien nos decía ‘no me dejes morir solo’” y un ruego alto y claro: “No olvidemos nunca la lección aprendida”. Lo malo es que no está tan claro que, a pesar de todo, hayamos aprendido algo. FOTO: la enfermera jefe de urgencias del vall d´hebrón, durante su discurso | EFE

Lo importante del homenaje a las víctimas