PILOTOS

|

Si ustedes tienen intención de viajar con Iberia los lunes y viernes comprendidos entre el 9 de abril y el 20 de julio, abandonen toda esperanza, que diría el Dante ante el infierno. Porque esos días tan aguerridos y belicosos pilotos pararán.

Los pilotos de Iberia han elevado el tono del órdago que mantienen con la dirección de la empresa por el lanzamiento de su marca low cost Iberia Express. En una asamblea convocada por el Sepla, los tripulantes acordaron presionar con un nuevo calendario de huelgas a la compañía. Dicen los pilotos que los paros se hacen debido al boicot de Iberia sobre el proceso de mediación que ha impedido conseguir un acuerdo pese a las concesiones ofrecidas por el Sepla y a la puesta en marcha de Iberia Express. La sección sindical retoma así las movilizaciones suspendidas ante el inicio de la mediación llevada a cabo por el exministro Manuel Pimentel para facilitar la labor de la misma. De acuerdo con el sindicato de pilotos, el conflicto que enfrenta a los tripulantes con la compañía se centra en la creación de Iberia Express, al vulnerar el convenio de los pilotos en varios puntos.

La compañía tiene previsto traspasar 40 aviones de la matriz a la filial, lo que significará la eliminación de 8.000 puestos de trabajo. Además, la compañía pretende que la británica BA, fusionada con Iberia, opere sin restricciones en Barajas, lo que se traduce en decrecimiento para Iberia, según los pilotos. El Sepla propuso que los pilotos de Iberia fueran los que volaran en Express, con las condiciones determinadas para esta filial, lo que la empresa rechazó.

Y dice Iberia que la huelga supone un chantaje intolerable a los clientes, a la sociedad española, que vive una de las mayores crisis económicas de su historia, a la empresa y al resto de empleados que hacen su trabajo con una profesionalidad ejemplar. La desmedida huelga del Sepla pone en riesgo los más de 20.000 empleos directos de Iberia, y decenas de miles indirectos que viven del transporte aéreo y del turismo. Cabe recordar que el Sepla ha convocado 30 jornadas de huelga.

En temporada baja, Iberia pierde tres millones de euros por cada una de ellas. En temporada alta el coste se disparará. El sector turístico ha criticado ya la postura de los pilotos. Asimismo, acusó al Sepla de “chantaje indecente”. También braman las agencias de viajess. Sólo se me ocurre decir: ¡Pobre España!

PILOTOS