AIRBUS

|

Hace una semana, un Airbus A400M turbo-hélice fabricado para los ejércitos europeos y otros países extranjeros, ensamblado en Sevilla, se estrelló en su vuelo de prueba. Hubo cuatro muertos.
Pero gracias a que hubo dos supervivientes se ha sabido también por qué se estrelló el avión. Los supervivientes lo dijeron de viva voz: “el avión se fue a tomar por saco porque los cuatro motores fallaron al tiempo, y no se dejaron manejar por los pilotos”. Inapelable. Ni cajas negras ni hostias.
Dicen los de Airbus “que fue cosa del software, que ya han dado órdenes para corregir el defecto”. Sí, pero si no hubiera habido supervivientes el asunto podría haber tenido otras conclusiones. De paso, y tras la caída de 1.200 metros de un Airbus de Iberia, ahora cambiarán no sé qué sonda a 4.000 aviones. A Airbus le pasa algo parecido al PP con la corrupción: siempre tienen una explicación para tratar de justificarse.

AIRBUS