Puigdemont pasa por el potro de torturas

|

JORDI Évole, supuestamente el paradigma de la equidistancia, llevó a su programa a Puigdemont y, como si le hubiese preparado el guion el guardia civil que ahora es el jefe de los Mossos, le preguntó si estaba a favor del referéndum independentista del Kurdistán. El president respondió que “por supuesto” y Évole, en una contrarréplica también inspirada por el benemérito coronel, le espetó: “Pues en 2014 votó en contra en el Parlament”. Puigdemont se tambaleó como si le hubiese dado un puñetazo el Mike Tyson de sus mejores tiempos, pero trató de reaccionar y aseguró que no descarta la idea de que sea detenido en vísperas del 1-O, “y no sería una buena idea”, sentenció. Horas después, el fiscal general del Estado declaró que la posibilidad de arrestar a Puigdemont por un delito de malversación está abierta. Que se ande con ojo el presidente de la república que nunca lo será; el fiscal general se apellida Maza y un golpe con ese artilugio puede ser demoledor. FOTO: puigdemont señala un camino, ¿a dónde? | aec

Puigdemont pasa por el potro de torturas