El problema de la lenguaraz Corinna

|

Parecía que tras su abdicación y la petición de perdón por su peripecia africana (con elefante de por medio), la vida del rey emérito se iba a limitar a sus paseos por la ría de Pontevedra y su retiro tranquilo en el paraíso de las Rías Baixas. El problema es que don Juan Carlos no contaba con la lenguaraz Corinna Larsen, que no solo está empeñada en amargar la última etapa de vida del exmonarca sino que, tras la denuncia presentada por amenazas en Londres, pretende que el mundo entero se entere de las andanzas del Borbón. Por ahora no hay mucho ruido, pero la cosa amenaza con ir a peor. Ya veremos.

El problema de la lenguaraz Corinna