Toparse de bruces con la burocracia

|

La burocracia es lo que tiene. Que se lo expliquen a ese fisterrán de la parroquia de Duio a quien el Plan Xeral de Ordenación Municipal le colocó una mámoa en una de sus fincas dejándola, por lo tanto, inservible para cualquier actividad. Es bueno que la Administración se preocupe por la preservación de los restos arqueológicos y más si son de la Edad de Bronce. El problema es que ni en esa finca ni en ninguna otra en kilómetros a la redonda existen semejantes restos. Lo ha explicado por activa y por pasiva y hasta ha recurrido a un arqueólogo que certifica que en el terreno en cuestión no hay ni mámoa, ni castro ni nada que se le parezca. El hombre sigue esperando que alguien desde el concello fisterrán reconozca su error y parece que va para largo.

Toparse de bruces con la burocracia