EL BOLETÍN

|

Recientemente tuve la ocurrencia de ojear el Boletín Oficial de la Provincia de La Coruña. Ya ven que cosas tengo. A veces entre volúmenes de lectura interesante se cuela un documento público. Metido en harina, descubrí casi por azar la publicación del presupuesto anual de una pequeña villa gallega. A los efectos de este artículo da lo mismo quien ostenta la Alcaldía, pues hoy, aunque les parezca mentira, no me voy a meter con la izquierda.

La solución pasa por mancomunar servicios, paso previo para la necesaria fusión de ayuntamientos

 

Observé que el referido presupuesto anual ascendía a 1.200.000 euros, de los cuales los gastos de personal se elevaba a 722.000 euros; lo que significa que el 60 por ciento del montante económico del propio órgano municipal se lo come el propio órgano municipal. A mayores los gastos correspondientes a bienes corrientes y servicios tenían un montante de 368.000 euros, entre los que obviamente se incluyen los gastos de mantenimiento de los propios edificios municipales, luz, teléfono, gasolina, material de oficinas etc.

Sumando ambas cantidades resulta que el 90 por ciento del presupuesto se dedica a la propia pervivencia del Ayuntamiento, dejando apenas un 10 por ciento para inversiones reales (55.000 euros). Luego la primera conclusión es más que obvia ¿Para qué sirve una administración que consume casi la totalidad del dinero que ingresa en sí misma? A mayores, mirando un mapa con detenimiento, veo que esta villa está pegada a otra que tiene más población. Incluso varias de las calles de ambos municipios se entremezclan visualmente.

A menos de 6 kilómetros de distancia hay otro núcleo poblacional que pertenece a un tercer municipio que está a 11 kilómetros de distancia y que las une una carretera recientemente remozada por la Xunta. Supongo que a estas alturas del artículo ya saben ustedes donde quiero llegar. En una nación con un 8,51 por ciento de déficit acumulado y 5.300.000 parados la solución no pasa por convocar manifestaciones en solidaridad con el honorable estudiantado valenciano. No, la solución pasa por mancomunar servicios, paso previo para la necesaria y próxima fusión de ayuntamientos.

EL BOLETÍN