Una bondadosa oferta de un joven Pujolone

|

Oriol Pujol nació para político. Su padre le transmitió un gen dominante que le llevó a ser incluso secretario general de Convergencia Democrática de Catalunya. En cambio, no nació para rico por raro que parezca formando parte de los Pujolone. O tal vez sí nació para rico, pero no quiere que el juez lo sepa; también podría ser. En uno de los juicios a los que se enfrento, el magistrado le preguntó hasta siete veces por el origen de la fortuna familiar y hasta siete veces le respondió que no tenía ni idea más allá de la herencia del abuelo. Incluso llegó a afirmar que el dinero, los miles y miles de euros, le daban más dolores de cabeza que ventajas. La misma jaqueca le debe provocar la espera por la sentencia del caso “ITV”, tan incómodo está que le ha propuesto al juez la resolución del proceso: trabajos en favor de la comunidad en vez de ir a la cárcel. Por ejemplo, conductor del autobús a Andorra; que hasta le puede valer para hacer portes para alguno de sus familiares.

Una bondadosa oferta de un joven Pujolone