El primer fascículo de la purga podemita

|

ESPERANZA “Metomentodo” Aguirre quiso ir de guay cuando empezaron las tortas en Podemos y aseguró que le divertiría mucho competir con Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón por la Alcaldía de Madrid, pero se va a quedar con las ganas. No porque ella no vaya a ser candidata –cosas peores se vieron–, sino que porque el niño-hombre morado encabezará la lista a la Presidencia de la Comunidad, por lo que será la coruñesa por consanguinidad –su padre y su abuelo lo eran– Cristina Cifuentes la que se divierta mucho en la campaña. No ha sido más que la primera entrega de la purga, que incluye también apartarlo de la portavocía parlamentaria para que regalársela a Irene Montero. Quizá ella sea una buena voceira, lógicamente todavía no se sabe, pero huele muy mal –el cheire a Bens a su lado parece Chanel número 5– ese ascenso siendo como es ella la primera dama.

 

El primer fascículo de la purga podemita