Uno que no se quiere ir y otros que anhelan que se vaya

|

AGITADA Semana Santa la que ha vivido el prófugo Puigdemont. La acabó con un tuit contuendente: “No claudicaré, no renunciaré, no me retiraré”, que recuerda al “Resistiré” del Dúo Dinámico o, si se ofende por la carga carpetovetónica de los músicos, al “I will survive” de Gloria Gaynor. Fue la culminación de unas jornadas que constituyeron un no parar y que empezaron el domingo pasado con su detención en Alemania. Desde entonces su vida ha transcurrido entre los muros de la cárcel de Neumunster, donde la primera visita que recibió fue la del líder de la extrema derecha germana, lo cual da idea de cómo son planteamientos de los independentistas catalanes. ¡Ah!, por cierto, los vecinos del pueblo donde está la prisión claman para que se lleven cuanto antes al expresident... Serán de Tabarnia.

Uno que no se quiere ir y otros que anhelan que se vaya