El mensaje divino vuela en avión

|

JESSE Duplantis es telepredicador, es decir, caradura profesional, y no quiere saber nada de pasar penurias para transmitir su mensaje. A él lo que le gustan son los aviones. De hecho, ha pedido a sus fieles 54 millones de dólares para comprarse un aeroplano privado. El argumento con el que solicita la esmola es para echarse a reír: “Si Jesucristo estuviera hoy físicamente en la Tierra, no andaría en un burro, estaría en un avión viajando por todo el mundo”. Por cierto, Duplantis ya tiene tres aviones, el último adquirido en 2006 y todos pagados por sus seguidores. Cualquier día de estos les pide un cohete para evangelizar a los marcianos. FOTO: un burro | aec

El mensaje divino vuela en avión