Un homenaje tan merecido como atípico

|

La pandemia les ha robado a todos los gallegos la posibilidad de rendirle el homenaje que se merecía a Carvalho Calero. Ha sido un Día de las Letras Galegas muy atípico, sin las habituales marchas, sin ese desembarco editorial que servía para que todos fuéramos conocedores de la obra del autor al que se dedicaba la fecha. Ayer, la Real Academia Galega, en un acto sencillo lo homenajeó junto a su casa de Santiago, pero tal vez, el mejor reconocimiento sea prolongar todo el año la divulgación de la obra y el quehacer del lingüista. Parece que podemos sacar algo de esta atípica situación y convertir el Día de las Letras Galegas en todo un año, tal vez la idea cuaje y cambie para siempre el modo de celebrarlo.

Un homenaje tan merecido como atípico