::::: DOMINGO :::::

|

 Un adiós más que cantado

EL anuncio de la renuncia a ser candidato a la Xunta de José Ramón Gómez Besteiro pone el punto y final a la crónica de una muerte (política, por supuesto) anunciada. Cercado por su imputación en el caso “Garañón”, su nueva implicación en la operación “Pulpo”, en la que la jueza De Lara lo relaciona hasta con seis delitos diferentes, le ha supuesto la puntilla y más ahora que el PSOE quiere jugar a ser un partido duro contra la corrupción. Sin embargo, Gómez Besteiro se aferra a la secretaría general del partido como a un clavo ardiendo, aunque son muchos los que creen que pronto se le quemarán las manos y tendrá que soltarlo. Sin embargo, lo más curioso de esta situación no es la renuncia, ni tan siquiera su intento por seguir al frente del partido en Galicia, lo que más llama la atención es que sus compañeros del PSOE lucense se hayan apresurado a acusar a Pilar de Lara de estar al servicio de los intereses del PP. Es curioso que no dijeran lo mismo cuando la jueza imputaba a concejales populares...

 El fracaso del Gobierno local coruñés

EXISTE la extraña creencia de que cuando un ayuntamiento tiene superávit se debe a una buena gestión. Habitualmente suele ser todo lo contrario. Sus señorías son hasta incapaces de gastar lo que deben en lo que deben. El ayuntamiento mareante de A Coruña no es una excepción y sus responsables sacan pecho al asegurar que el pasado ejercicio lo cerraron con casi un millón de euros de beneficio y con siete millones en liquidez. Y lo dicen sin sonrojarse sabiendo que son uno de los concellos de España que peor y más tarde paga a los proveedores, en el que se siguen produciendo desahucios, en el que las asociaciones no tienen un duro hasta el nivel de que muchas ven peligrar su continuidad, en el que las calles están llenas de baches y las farolas alumbran a media luz. Desde luego, en lugar de ponerse medallas, mejor sería que los ediles reflexionaran y reconocieran su nuevo fracaso.

 Diego Calvo gana sin despeinarse

EL PP coruñés estrena nuevo presidente provincial. Diego Calvo accede al cargo en una elección sin rival (el que había renunció hace ya unos días) y consiguiendo el 92,1% de los votos, lo que significa un respaldo bastante abrumador. La nota curiosa la puso el nuevo presidente de honor, Carlos Negreira, que saludó a los presentes a través de un vídeo en el que se le ve desde la cama del hospital en la que se recupera de una operación quirúrgica. En la directiva entra también la combativa Rosa Gallego como secretaria general.

 Democracia participativa escasa

LA presencia de nuevos partidos en los ayuntamientos ha traído nuevos modos de actuar y en Madrid han sido los primeros en ensayar la democracia directa y participativa. Allí les pidieron a los ciudadanos su opinión sobre la remodelación de la plaza de España y la respuesta no se puede considerar masiva, ya que solo fue capaz de movilizar al 1,2% del censo.

 Los nuevos caminos que explorará el Bloque

EL BNG lo dejó muy claro en su última reunión celebrada en el Palexco coruñés. Su intención es concurrir en solitario a las elecciones autonómicas por aquello de que el soberanismo/nacionalismo tenga voz propia. Sentado este precedente, impuesto al plenario por la UPG hasta el nivel de que provocó la salida de la formación de algún preboste de reconocido nombre, suena a puro artificio que la nueva cherifa de la formación, Ana Pontón, halla anunciado que el BNG inciará contactos para la conformación de una candidatura que sea clave para la derrota del Partido Popular. Es decir, que se reunirán con ellos mismos y, al final, si no se ponen demasiado exigentes, conseguirán un magnifico acuerdo.

 La decisión la tiene que tomar Génova

LA prensa capitalina asegura que el PP capitalino anda preocupado ante la indefinición en la que se mueve Feijóo. Incluso insinúan que el mismísimo Rajoy le está presionando para que recunque como candidato a la Xunta. En el fondo saben que él es uno de los pocos que podría garantizar que los populares consiguieran mayoría absoluta en Galicia. Sin embargo, también es cierto que Feijóo es uno de los pocos altos cargos del PP con presencia y experiencia suficiente como para plantar cara a Podemos, mareas y demás emergentes en unos nuevos comicios generales. Es decir, Génova debe elegir entre San Caetano o La Moncloa.

 Autodescartarse un poco de vez en cuando

QUEDA poco para las autonómicas y los partidos gallegos andan a velas vir, como suelen hacer siempre. Los primeros espadas amagan con sus requiebros y los segundos se proclaman autodescartados, que es como erigirse en autoproclamado, una figura política que es frecuente en el mundo de las guerrillas africanas o euroasiáticas. Hay quien utiliza el descarte propio como una forma de entrar en donde no se le ha llamado. No pasará un día sin que cualquier concejal, ya sea popular, socialista, comunero o mareante, emita un comunicado mostrando su interés en permanecer en su concello, donde sus fieles vecinos le rinden tributo, y dando a conocer que no tiene deseos de ser llamado a altos cometidos políticos.

 Un nuevo motivo de victimización a cuenta de Arnaldo Otegi

QUIEN secuestra a una persona para hacer valer sus ideas, o respalda a los que consideran que un tiro en la nuca o una bomba bajo un coche es un paso hacia la consecución de sus fines, está claro que merece poco más que desprecio. También evidencia el lugar por el que se pasa el Estado de Derecho. Por ello, a nadie puede extrañar que EH Bildu haya decidido que su candidato para las autonómicas vascas, previstas para finales de este año, sea Arnaldo Otegi, el Mandela vasco, como le gusta presentarse. La cuestión es que el tal Otegi está inhabilitado hasta el año 2021 para ejercer cargo público, algo que a los radicales vascos poco parece importarles ya que, con esa inhabilitación encuentran un nuevo punto de fricción con el Estado y, al mismo tiempo, un motivo más para victimizarse, algo en lo que son auténticos maestros.

::::: DOMINGO :::::