Un negocio ruinoso hasta para un jeque

|

Mohammed bin Rashid Al Makmout es el cabeza de familia de los Al Makmout. Es jeque de Dubái además de primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos. Pero no solo colecciona cargos, también dinero y caprichos para gastarlo. No le ha dado por el fútbol como a otros parientes, sino por la hípica. Las carreras le apasionan desde su etapa universitaria en Cambridge. Su gran objetivo era ganar la Melboune Cup, pero no había manera. En 2016 llegó a contar con cinco caballos en la salida, pero ni así lo llogró. Este año al fin llegó el triunfo, que le reportó un premio de 2,5 millones, pero lleva gastados 700... ¿No le sería más rentable otro hobby?

Un negocio ruinoso hasta para un jeque