La imagen de Illa

|

Que el estado de alarma en el que estamos viviendo es un fiasco lo demuestra el hecho de que las comunidades se quedan sin apoyo legal para intentar aplicar medidas que ayuden a frenar la expansión del virus. Y lo peor es que el Gobierno, en lugar de reconocer su error, decide llevar el asunto a los tribunales. Aunque eso era hasta ayer. Ahora parece que el Ejecutivo, ante la que se le viene encima, está dispuesto a apoyar la decisión de Castilla y León (que ya ha sumado el apoyo de al menos otras seis comunidades) y adelantar la hora del toque de queda a las ocho de la tarde. El problema es que, como siempre, vamos por detrás del virus. ¿Qué pasará si es preciso en alguna comunidad decretar un confinamiento domiciliario duro? Pues que tendremos otro enfrentamiento con un Gobierno que lo único que busca es mantener la imagen de éxito que, supuestamente, tiene Salvador Illa y que así no se dañen sus expectativas en la lucha por la presidencia de Cataluña.

La imagen de Illa