La lucha de Martiño contra el feísmo en la zona vieja de Santiago

|

PERO si hasta un salvaje como Trump ha contratado a dos canteros gallegos para que restauren el Capitolio de Washington, cómo no va a multar Martiño “2.0” Noriega a los dueños del edificio (des)okupado por tapiarlo con unos horripilantes bloques grises, de cierre de casa a medio hacer de emigrante retornado. ¡A ver cómo furan los okupas el hormigón para volver a su guarida! Además, está bien asesorado en esos asuntos, ya que su concejal de Espacios Ciudadanos, Jorge Duarte –sí, aquel al que absolvió la jueza de un supuesto delito de prevaricación, porque si lo cometió lo hizo sin querer, ya que solo pensaba en el bien de todos–, fue decano del Colegio de Arquitectos. El alcalde de Santiago simplemente lucha contra el feísmo. Si hubiesen colocado como cierre unos somieres, seguro que no había tanto lío. FOTO: martiño, comiendo pulpiño | aec

La lucha de Martiño contra el feísmo en la zona vieja de Santiago