El escrutinio más fiel a la realidad política catalana

Miquel Iceta y Salvador Illa se dejan llevar por la música durante la celebración del triunfo socialista en las elecciones catalanas | aec
|

El escrutinio de los votos de las elecciones catalanas parecía la mejor representación de la situación política. Un constante sube y baja de votos y escaños que provocaba innumerables cábalas sobre lo que podría pasar y lo que seguro que no pasará. O sí, porque si algo quedo claro es que casi nadie entendía nada. Por más que los analistas tratasen de encontrar un sentido a los apoyos recibidos por unos y otros, por momentos parecía que iban a acabar diciendo que los catalanes habían cogido las papeletas sin mirar. Pues eso, que no saben con quién van a estar menos mal. Lo del independentismo movilizado nadie lo dudaba, siempre se apuntan a manifestarse, a veces en las urnas y a veces quemando contenedores. El efecto Illa también se esperaba y la debacle de Ciudadanos y del PP se podía atisbar. Para explicar lo de Vox, eso sí, están formando un equipo de ufólogos, parapsicólogos y astrólogos.

El escrutinio más fiel a la realidad política catalana