El personal de la limpieza se manifiesta en María Pita por un convenio más justo

Un momento de la concentración, en la plaza de María Pita/Pedro Puig
|

En primera línea de la guerra contra el virus está el personal sanitario, pero también el de limpieza, cuyas condiciones laborales son más precarias. Por eso ayer se celebró una movilización que comenzó en Ramón y Cajal y llegó hasta la plaza de María Pita: treinta manifestantes, la mayor parte mujeres, armadas con utensilios de limpieza, exigieron su derecho a ampliar jornada cuando sea posible, entre otras reivindicaciones.

Según el sindicato CIG, existen cerca de 9.000 personas que trabajan en este sector a nivel provincial, de las cuales estiman que unas 2.000 pueden hacerlo en la ciudad de A Coruña o sus alrededores. La mayor parte, en torno al 90%, son mujeres, mientras que los hombres suelen copar los puestos de mayor cualificación, en los que se maneja maquinaria pesada, por ejemplo.

La acción de ayer, en la que recorrieron la distancia que media entre El Corte Inglés y el Ayuntamiento deteniéndose en los establecimientos de sus principales clientes, desde bancos a empresas. Paulo Bieito, de la CIG, advirtió de que cuando se retiren las restricciones pretenden realizar acciones masivas.

Negociación

El sindicato nacionalista denuncia que la patronal se ha negado a negociar con ellos en el convenio el derecho de las veteranas a ampliar la jornada laborar cuando haya vacantes o puestos libres en el centro de trabajo. Como se trata de una medida que no genera costes, CIG sospecha que lo hacen para reservárselas como medidas disciplinaria o para satisfacer favoritismos de clientes.

Además, en el nuevo convenio pretenden eliminar el derecho a la jubilación parcial, un incremento salarial del 0% para 2020 y “un miserento” 0,8%.

El personal de la limpieza se manifiesta en María Pita por un convenio más justo