Portugal extiende su estado de emergencia mientras estabiliza casos y muertes

Control en la frontera hispanolusa de Vilar Formoso y Fuentes de Oñoro | EFE
|

El Parlamento de Portugal aprobó hoy una nueva prórroga del estado de emergencia entre el 15 de febrero y el 1 de marzo, una medida que alargará el confinamiento vigente para seguir estabilizando la curva de contagios y muertes.


El país, de 10 millones de habitantes, comienza a ver los frutos del confinamiento que empezó el 15 de enero, un mes negro para los lusos, en el que se llegaron a registrar más de 16.000 infecciones y 300 muertes en un solo día.


Pero la curva empieza a ceder y estabilizarse. Este jueves las autoridades notificaron 167 decesos y 3.480 nuevos casos, en línea con los datos de los últimos días, en los que ha bajado de forma significativa el número de hospitalizados.


Esa tendencia se mantuvo hoy: 259 pacientes covid tuvieron el alta, con lo que el número de personas ingresadas asciende actualmente a 5.570.


De ellas, 836 están en cuidados intensivos, 17 menos que el día anterior.


Los especialistas que asesoran al Gobierno recomiendan bajar más estas cifras antes de aplicar alivios a las restricciones, y de ahí la nueva prórroga del estado de emergencia, propuesta por el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa.


La propuesta ha salido adelante con votos a favor de una amplia mayoría compuesta por el gobernante Partido Socialista, el PSD (centroderecha), que lidera la oposición, el democristiano CDS y el animalista PAN, en tanto que el Partido Comunista, los Verdes, Iniciativa Liberal y el ultraderechista Chega votaron en contra.


Por su parte, el marxista Bloco de Esquerda se abstuvo.


Una vez aprobado el estado de emergencia, el nivel de alerta más elevado del país, será el Gobierno quien determine esta misma tarde las medidas que se aplicarán durante esos 15 días, aunque está previsto que se mantengan las restricciones actuales, incluidos los controles fronterizos con España.


También se mantendrá el actual confinamiento, aunque se permite introducir algunos cambios, como permitir la venta de libros en grandes superficies que se mantienen abiertas, en supermercados (algo que se vetó inicialmente para no perjudicar a las librerías, cerradas) o poner límites de ruido en horarios de teletrabajo.


En total, Portugal, con diez millones de habitantes, suma 14.885 muertes y 778.369 contagios desde que empezó la pandemia.

Portugal extiende su estado de emergencia mientras estabiliza casos y muertes