Historias de la Torre: Los guías cuentan en las redes sociales los secretos del faro

|

La pandemia hace que las visitas a la Torre de Hércules hayan quedado suspendidas o, en el mejor de los casos, hayan limitado su aforo. Por este motivo, los guías del faro milenario han empezado a compartir una serie de vídeos en las redes sociales que, agrupados bajo el hashtag #historiasdelatorre, permiten que los coruñeses y los enamorados de este monumento a lo largo de todo el mundo puedan saber algo más sin moverse de casa. 

Tania Salgado, Noelia Diego y Manu Sánchez son quienes nos llevan hasta las entrañas de la Torre para indagar en su interior, con cosas algunas ya conocidas y otras menos sabidas pero siempre interesantes.

El primero de los vídeos, como no podía ser de otra manera, habla sobre el origen de la Torre, construida en el siglo I por los romanos, situada en un punto clave y estratégico para sus rutas marítimas. Inicialmente, era más baja y ancha: medía 21 metros menos de los casi 60 que mide ahora y se accedía por una rampa situada entre los dos muros. El aspecto que vemos actualmente es del siglo XVIII.





Nada más entrar en el faro, los visitantes se encuentran con un mapa que muestra las rutas marítimas del imperio romano. Los romanos hacían un tipo de navegación muy pegada a la costa que se denomina de cabotaje. En esa ruta, la Torre es el único faro de los que aparecen en el mapa, todos estratégicos, que a día de hoy sigue funcionando.




Una de las claves de la Torre de Hércules es la firma de su autor, Caio Sevio Lupo, originiario de la actual Coimbra, que se encuentra en una inscripción que hay dentro de un pequeño edificio, que se encuentra pegado al faro y en el que no muchos turistas reparan. En la placa se ve el nombre del arquitecto, su procedencia y que se construye exvoto, como cumplimiento de una promesa, quizá para las futuras conquistas del Imperio Romano. 






Para acceder al faro, se entra por la zona de las excavaciones arqueológicas, realizadas en los años 90 por Xosé María Bello. Los hallazgos de estas prospecciones, que hoy en día se guardan en el museo arqueológico del Castillo de San Antón, permitieron saber cómo era el edificio en la época romana, en la Edad Media y la restauración del siglo XVIII. 






Los vídeos, además de enseñar un montón de historias de la Torre, hacen que, tan pronto pueda volver, el visitante, ya sea de A Coruña o turista, venga a comprobar in situ las curiosidades que ha aprendido. 

Historias de la Torre: Los guías cuentan en las redes sociales los secretos del faro