El pleno aprueba una ordenanza para impulsar el uso del gallego

La alcaldesa, Inés Rey y el portavoz municipal, Lage Tuñas | patricia g. fraga
|

El pleno del Ayuntamiento, celebrado en la jornada de ayer, aprobó por primera vez en su historia una ordenanza para impulsar el uso del gallego en la Administración local. Lo hizo con los votos a favor del Gobierno local, la Marea Atlántica, el BNG y la concejala no adscrita, Isabel Faraldo. El PP fue el único grupo que optó por la abstención, al afirmar que, si bien está de acuerdo con la normativa, esta “debe hacerse bien”.


La ordenanza promueve el uso del gallego en todas las actuaciones, documentación, comunicación social y relaciones con la ciudadanía y entidades gallegas. En la sesión, este asunto despertó diferentes opiniones, ya que el grupo municipal popular sugirió que se retire la norma para ser corregida y llevada a un nuevo pleno sin las dudas sobre la legalidad de algunos artículos de texto. Los socialistas y el BNG, por su parte, restaron importancia a estas dudas jurídicas e insistieron en su utilidad para impulsar “la lengua propia de Galicia”.


Acuerdo de mandato

El portavoz del Gobierno local, Juan Manuel Lage Tuñas, señaló que esta ordenanza es fruto de un compromiso del Gobierno local con la propia cultura y del acuerdo de mandato con el BNG que incluía, entre otras cosas, el impulso del gallego en el Ayuntamiento. “El Gobierno de Inés Rey cumple sus compromisos”, afirmó Lage Tuñas, quien añadió que “lo que es propio no se impone”. Esta normativa pone fin a la situación anómala en A Coruña, que es la última de las ciudades gallegas en incorporar una ordenanza de este tipo, que supone el cumplimiento de la Lei de Uso do Galego en las administraciones locales de 1988, así como la Lei de Normalización Lingüística de 1983 y el Estatuto de Autonomía.


Así, los coruñeses pondrán elegir entre el gallego o el castellano para dirigirse a cualquier unidad administrativa local y tendrán derecho también a ser atendidos y a obtener o recibir la documentación y las notificaciones municipales en la lengua que escoja, siendo por defecto el gallego la que se utilice tanto en la Administración local como en las comunicaciones internas, correos y proyección pública.


La pandemia ocupó, una vez más, gran parte del tiempo de los turnos de palabra de los diferentes grupos municipales. En esta línea, el pleno aprobó por unanimidad una rebaja en las tasas de suministro de agua y saneamiento del 50% para autónomos, pymes y micropymes que este año vean afectada su actividad por las restricciones derivadas de la pandemia.


Reducción de las tasas

De esta forma, el Ayuntamiento de A Coruña reducirá la tasa del agua y de alcantarillas, tanto en su parte fija como en la variable, a todos los establecimientos afectados por los cierres y limitaciones decretados por la Xunta.


La rebaja del recibo se establece mediante una disposición adicional de las respectivas ordenanzas, “disposición vinculada la crisis del covid y que será de aplicación mientras duren los efectos de la pandemia”.

“La bajada en el precio del agua y de las alcantarillas será de aplicación cuando la modificación de la ordenanza entre en vigor, es decir, se reflejará desde el segundo trimestre y se mantendrá hasta el 31 de diciembre de este año”, informó el Gobierno local mediante su portavoz.


Pese a la unanimidad en la aprobación de esta rebaja en las tasas, la oposición al completo reclamó a los socialistas que inicien “cuanto antes” la negociación del nuevo Plan de Reactivación Económica y Social de A Coruña para este año, el pago de convenios y las modificaciones presupuestarias.


En la sesión plenaria Lage Tuñas anunció también la nueva instrucción, aprobada esta misma semana, que recoge medidas fiscales para restar en el recibo de la basura los días de cierre de actividad. En el caso de este último recibo, que se gira en el mes de septiembre, esos días se calcularán en función de los decretos de la Xunta y se descontarán de oficio. 

El pleno aprueba una ordenanza para impulsar el uso del gallego